Artículos

Lo más demandado: unificar el sistema de telefonía oficina-teletrabajo (I)

10 junio, 2021

Las opciones de telefonía empresarial más demandadas para el teletrabajo son aquellas que funcionan igual cuando se trabaja desde la oficina que desde casa y que no requieren ningún cambio para ello.

Para ello hay que decir adiós a las centralitas conectadas con primaria y RDSI y dar el salto a las centralitas virtuales. Te explicamos las opciones más populares.

Sistema de unificación telefonía oficina teletrabajo

Al hablar de no tener que hacer ningún cambio al pasar del trabajo presencial al teletrabajo, nos referimos a que la empresa no tendrá que hacer ninguna redirección, ni aplicar nuevas reglas de funcionamiento de la centralita y tampoco los usuarios tendrán que hacer un uso diferente de sus extensiones: todo lo que usan en la oficina, lo usan en casa. Y lo que usan en casa, lo usan en la oficina.

Es normal que los sistemas que unifican el uso del teléfono desde la oficina y desde casa sean los más demandados ya que, además de simplificar su funcionamiento y dotar a la empresa de una agilidad impresionante, evitan la duplicación de costes existentes en sistemas duales.

A continuación explicamos los dos sistemas de telefonía empresarial que más se han implantado desde que el teletrabajo se ha convertido en la norma en la mayoría de las empresas.

Centralita móvil: opción estrella para el teletrabajo

Con la obligatoriedad del teletrabajo, hemos asistido a un aumento explosivo de la demanda de centralitas móviles porque son la opción estrella para compaginar el tiempo de trabajo desde casa con la vuelta a la oficina y, quizás, la vuelta al teletrabajo.

La gran ventaja de las centralitas móviles es que el móvil de cada trabajador es su extensión, por lo que le acompaña allá donde trabaje. No depende de ninguna conexión a Internet y no hay que configurar nada. Quien trabaja desde la oficina: utiliza la extensión desde el móvil de la empresa. Quien trabaja desde casa: utiliza la extensión desde el móvil de la empresa. Siempre es lo mismo y sólo hay que comprar un equipo.

Otra gran ventaja es que la resistencia al cambio es casi nula por parte de los usuarios porque todos usamos el móvil y es un cambio entre comillas: no hay que aprender a usar el móvil porque ya lo sabemos. Es muy fácil.

El único inconveniente que encuentran algunas empresas es la inversión inicial en la compra de smartphones para los empleados. Sin embargo, desde un punto de vista racional, o se compran teléfonos móviles, o se compran teléfonos IP, o se pasa a un modelo de software para telefonía, que también es una buena opción.


Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?