Artículos

El “derecho” en Internet rápido: ¿cuento de hadas o realidad?

3 marzo, 2022

Redfibra.mx invita periódicamente a terceros expertos a compartir sus ideas sobre los problemas más acuciantes del sector, en este artículo, mostramos que incluso en los países que han aprobado leyes que consagran el internet rápido como un derecho, muchos usuarios finales se preguntan si su historia de banda ancha tendrá un final feliz.

Cada vez hay más países aprobando leyes que hacen que el acceso rápido a Internet en casa sea un derecho básico, similar a los derechos relacionados con el acceso al calor, el agua y la electricidad.

A partir de marzo de 2020, los consumidores del Reino Unido y otros de Latinoamérica pueden exigir que BT actualice su conexión de banda ancha si no ofrece una velocidad de descarga constante de 10 Mbs y una velocidad de subida de 1 Mbs.

De igual modo, a principios de año, el Bundestag alemán aprobó un proyecto de ley que estipula los requisitos mínimos de velocidad para cargas, descargas y latencia, que se espera que entre en vigor a partir de mediados de 2022.

Sin embargo, como ocurre a menudo en el mundo de las telecomunicaciones, no todo es como parece, incluso con las nuevas regulaciones, la forma en que los gobiernos definen la “velocidad” varía mucho de un país a otro, ya menudo las velocidades sólo se garantizan para las descargas.

Muchos jugadores o aficionados al cine en HD serán los primeros en decir que la velocidad de descarga de 10 MB no es nada rápida.

También existe el problema de la infraestructura de banda ancha obsoleta, que puede ser muy larga y costosa para los operadores y consumidores para actualizar.

Esto significa que muchos que viven en zonas remotas todavía no pueden permitirse el coste de una conexión rápida.

En Alemania, la UNESCO ha planteado preocupaciones similares, apuntando a la aparición de una “brecha digital” entre alemanes trabajadores y desempleados.

El problema con las velocidades de transferencia de la última milla

Cuando las empresas de telecomunicaciones hablan de velocidades de banda ancha residencial, la métrica que utilizan con mayor frecuencia es la velocidad de rendimiento de la última milla publicada de una conexión, que es la velocidad a la que el circuito de un cliente se conecta en el borde de la red.

Aunque ésta es una referencia útil, ignora varios factores clave.

En primer lugar, dado que muchas redes están sobresuscripturas, las velocidades pueden variar mucho en función del número de usuarios que compiten por el ancho de banda.

Segundo, las velocidades de banda ancha son a menudo asimétricas, como se ha mencionado anteriormente, la mayoría de usuarios experimentan velocidades de descarga significativamente más rápidas en comparación con las velocidades de carga.

Por ejemplo, según Ofcom, Reino Unido tiene una velocidad media de descarga de 80,2 Mbs y una velocidad media de subida de 21,6 Mbs.

Antes de la pandemia, muchas familias no se dieron cuenta de esta discrepancia, puesto que servicios como la reproducción de contenidos dependen principalmente de la velocidad de descarga.

Sin embargo, las aplicaciones en las que confiamos ahora, como la videoconferencia, así como las herramientas para la colaboración en el puesto de trabajo y el aprendizaje remoto, necesitan tanta capacidad en todas direcciones.

Muchos operadores de telecomunicaciones han luchado en serio con el aumento de la demanda de ancho de banda causado por la pandemia.

Y aunque la situación se ha estabilizado ahora, no podemos excluir que se produzca un pico similar en el futuro.

El problema actual es que no hay capacidad suficiente entre la red de acceso y las redes de entrega de contenido (CDN) para gestionar la carga máxima de los usuarios cuantos más usuarios, más lenta será la red.

La solución, aumentar la capacidad de banda ancha, es más fácil de decir que de hacer, con los operadores que siguen experimentando costes operativos elevados, mientras que los ingresos medios por usuario no muestran ningún signo de aumento significativo en breve, es difícil ver de dónde vendría la financiación para la nueva infraestructura.

Desintegración de la red: ¿Caballero de la industria con armadura brillante?

La desagregación, la práctica de desplegar software de red por separado de su hardware, está emergiendo rápidamente como una solución que puede permitir a los operadores de telecomunicaciones cumplir la promesa de una banda ancha rápida a un coste más bajo.

Operadores Tradicionalmente, los rs han construido sus redes utilizando sistemas monolíticos que integran software y hardware de un solo proveedor.

Esto les impide invertir en un solo proveedor y los atrapa en un círculo vicioso de sustitución de hardware lenta y costosa.

Por otra parte, la desagregación permite a los operadores de telecomunicaciones seleccionar y desplegar de forma independiente el mejor hardware y software de su categoría.

Los sistemas desagregados pueden sustituir muchas funciones dentro de la red de un operador de telecomunicaciones, desde routers centrales y de punta hasta pasarelas de red de banda ancha.

Este cambio fue posible gracias a la llegada de chips de red de gran volumen y bajo coste llamados “silicio comercial”.

Este silicio comercial puede utilizarse para construir una nueva clase de interruptores de metal desnudo potentes y de bajo coste, que a menudo se construyen en las mismas líneas de montaje de terceros que hacen los sistemas de router tradicionales.

Estos conmutadores cuestan una fracción del precio de los conmutadores y routers de telecomunicaciones convencionales, pero son igual de potentes.

Junto a este hardware revolucionario, también nació una nueva generación de software de red, capaz de transformar conmutadores de metal desnudo en conmutadores IP/MPLS altamente funcionales utilizados en redes de banda ancha.

En resumen, la desagregación de redes podría transformar la industria de las telecomunicaciones al igual que AWS y Azure transformaron la informática.

El hardware y el software desagregados se pueden implementar en cuestión de minutos mediante el aprovisionamiento sin contacto.

Una vez en su sitio, las empresas de telecomunicaciones pueden trabajar con un único equipo y entorno operativo, en lugar de formar a sus equipos en sistemas y procesos de varios proveedores.

Además, la actualización de la capacidad de cualquier dimensión de un sistema desagregado puede realizarse en cuestión de minutos, sin deshacer la infraestructura existente.

Todo ello proporciona a las empresas de telecomunicaciones la agilidad, simplicidad y escalabilidad que se combinan con la infraestructura nativa de la nube.

La verdad en este tema

Lo cierto es que, dada la actual demanda de redes de banda ancha en muchos países, la idea de un “derecho” en una Internet realmente rápida es más un cuento de hadas que una realidad, sobre todo en las zonas rurales y remotas.

Sin embargo, en los próximos años, podemos esperar que más países aprueben leyes para obligar a los operadores de telecomunicaciones a ofrecer a los ciudadanos un acceso de banda ancha fiable.

Para afrontar este reto, los operadores de telecomunicaciones deben repensar fundamentalmente su enfoque para construir y mejorar la infraestructura de banda ancha.

Si los sistemas monolíticos actuales son una calabaza, las redes desagregadas son sin duda alguna el vagón.

Afortunadamente, ¡No necesitarán una varita mágica para cumplir sus deseos! Los operadores de telecomunicaciones de nivel 1 como Deutsche Telekom en Alemania ya han comenzado a desplegar redes de banda ancha desagregadas, por lo que existe un final feliz en la página siguiente.


Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?