Artículos

Cómo Facebook y Twitter desencadenaron las mayores protestas de Cuba en años

13 septiembre, 2019

El propio presidente cubano es un usuario frecuente de Twitter, pero, al menos en las calles, su aceptación de las redes sociales podría estar volviendo para perseguirlo.

Cómo Facebook y Twitter desencadenaron las mayores protestas de Cuba en años. La noticia se difundió a través de la aplicación encriptada Telegram , y más tarde, Twitter . En el día acordado, el pueblo cubano se uniría con una sola voz.

No clamar por la democracia, ni destituir al gobierno, ni exigir la libertad de los presos políticos. Para protestar por los altos precios de internet móvil .

La abrumadora respuesta, miles de tuits bajo el hashtag #BajenLosPreciosDeInternet, se convirtió, según algunos cálculos, en la protesta más grande, aunque digital, que se extendió por la isla comunista en años. Los disidentes monitoreados durante mucho tiempo por el gobierno se unieron a la causa. Pero también lo hicieron los estudiantes, los dueños de negocios del sector privado y otros cubanos que parecían ser todo menos contrarrevolucionarios.

No exigían un cambio político. Decían que querían que su gobierno fuera más receptivo.

Cómo Facebook y Twitter desencadenaron las mayores protestas de Cuba en años

” Las redes sociales están revolucionando a Cuba “, dijo en una entrevista de texto a través de Telegram un vendedor de La Habana de 20 años que ayudó a lanzar la protesta de junio. “Esta es la única forma en que nos van a escuchar”.

En un mundo alterado para siempre por las redes sociales , Cuba fue una de las últimas fronteras. El acceso doméstico a la web comenzó a expandirse en 2008, pero aún se limitaba principalmente a la élite del gobierno y a los profesionales investigados. Para la mayoría de los cubanos, acceder a Internet significaba viajar a un punto de acceso público, comprar una tarjeta de teléfono rascable y navegar en un teléfono inteligente de tarifa reducida.

Todo eso cambió hace siete meses, cuando esta nación de más de 11 millones dio un gran salto adelante con la introducción del servicio de telefonía móvil 3G, un avance que permite a los cubanos que pueden permitirse el acceso a Internet en cualquier lugar y en cualquier momento que tengan cobertura celular. .

El costo, $ 7 por mes para el paquete más barato, permanece fuera del alcance de muchos en un país donde el ingreso mensual promedio es de $ 44. Sin embargo, un número creciente de cubanos, más de 2.2 millones, están accediendo al servicio 3G. Eso está dando lugar a una nueva clase de internautas, que se organizan detrás de causas y movimientos sociales de una manera que no se había visto desde la revolución cubana.PUBLICIDAD

Durante años, los censores cubanos han bloqueado sitios web que consideran políticamente sensibles. Pero el gobierno ha sorprendido a algunos observadores al no seguir el ejemplo de países como China, que bloquea los sitios de redes sociales populares, como Facebook y Twitter.

El presidente Miguel Díaz-Canel , quien asumió el liderazgo de la nación de Raúl Castro el año pasado, y otros altos funcionarios cubanos adoptaron las redes sociales, abriendo nuevas cuentas de Twitter, por ejemplo. En mayo, el gobierno tomó medidas para permitir el uso de Wi-Fi doméstico privado de manera más amplia.

En respuesta, algunos cubanos están flexionando sus músculos digitales, tuiteando quejas e inquietudes diarias directamente a los adultos mayores.

Algunos funcionarios cubanos, no acostumbrados a ser responsabilizados por el pueblo, han reaccionado bloqueando a los denunciantes y calificando a otros trolls. Pero otros han demostrado ser mucho más receptivos. Después de que un profesor universitario llamó al gobierno en Facebook para cortar árboles en un parque del vecindario, el vicepresidente del gobierno local respondió directamente con una explicación muy detallada y altamente técnica.

“Hace años, cuando teníamos a Fidel, podía escribirle una carta respetuosa, diciéndole que su techo necesitaba reparación o algo así”, dijo Liber Puente, CEO de la firma de TI con sede en La Habana, TostoneT. “Y si tuviera suerte, los equipos de reparación aparecerían de repente, a veces con Fidel.

“Ahora, los usuarios cubanos de Twitter vuelven directamente a su gobierno, y algunos ya no son tan educados como antes”, dijo.

Cómo Facebook y Twitter desencadenaron las mayores protestas de Cuba en años
El presidente Miguel Díaz-Canel (segundo L) ha abrazado las redes sociales desde que sucedió al ex líder más tradicional de Cuba, Fidel Castro ( AFP / Getty)

La presencia activa del presidente Díaz-Canel en Twitter le ha ganado 136,000 seguidores desde que se unió en agosto. Pero sus tweets también han atraído a los trolls. Mientras que algunos de sus intrusos digitales provienen de la comunidad cubanoamericana con sede en Estados Unidos, otros parecen estar viviendo en Cuba, sin miedo a desafiar al presidente públicamente.

Recientemente, por ejemplo, el Sr. Díaz-Canel tuiteó elogios por el nuevo liderazgo de la Federación de Estudiantes Universitarios, un movimiento estudiantil conocido por sus iniciales en español, FEU. Trajo críticas de usuarios como José Alberto, un cristiano que se describe a sí mismo viviendo en la isla, que criticó al presidente: “Si la FEU honrara su larga historia de lucha, lo primero que haría sería combatirlo, falso”.

Camilo Condis, gerente general de Artecorte, un proyecto comunitario en La Habana, es uno de los nuevos dispositivos de internet de Cuba.

Ha acuñado al ministro de educación sobre errores ortográficos en su cuenta de Twitter. En enero, él y otros recurrieron a las redes sociales para cerrar el problemático sistema de tránsito. Rutinariamente contrata a ministros de alto rango en línea, con respuestas que van desde respuestas reflexivas hasta reproches. Después de una serie de tuits críticos, Jorge Luis, ministro de comunicaciones de Cuba, lo bloqueó.

“Creo que el mejor camino sería que el gobierno escuchara más a la gente, y que deberían rendir cuentas”, dijo Condis. “Muchas cosas se pueden cambiar en Cuba sin dañar el proceso revolucionario”.

Para algunos cubanos, la llegada de las redes sociales ha resultado catártica. Desde 2015, Isabel Cabello, una médica de 60 años, está angustiada por la muerte de su hija embarazada en un hospital de La Habana. Ella ha presionado su caso contra el personal médico a los fiscales y al ministerio de salud, insistiendo en que sean procesados ​​por negligencia.

Frustrada por la falta de movimiento en el caso, se unió a Twitter en marzo. El día de la madre, después de que el vicepresidente Roberto Morales Ojeda tuiteó un saludo a las madres cubanas, ella lo llamó inhumano y dijo que él había destruido su vida.

Respuesta del Sr. Morales: “Doctor, la pérdida de una hija o un hijo no es recuperable para los padres y parientes, y es doloroso para todos. Pero ha recibido respuestas en muchas ocasiones de investigaciones sobre la muerte de su hija … Deja de preguntar “.

Sin embargo, Cabello dijo que se ha consolado con una gran cantidad de soporte en línea.

Cómo Facebook y Twitter desencadenaron las mayores protestas de Cuba en años
La relajación de la censura en línea bajo el presidente Díaz-Canel ha llevado a los cubanos a las calles con una renovada confianza en expresar sus puntos de vista.

“Las cosas han cambiado por completo”, dijo. “Me siento respaldado ahora … sé que los funcionarios, incluido el presidente Díaz-Canel, están viendo mis mensajes, y que el mundo ahora sabe lo terrible que le sucedió a mi hija. Nada se puede ocultar ahora. No más mentiras ni propaganda puede ocultar la muerte de mi hija “.

En abril, el gobierno cubano autorizó una manifestación por los derechos de los animales que atrajo a cientos de personas a las calles de La Habana. Había sido promovido en gran medida en las redes sociales.

Gran parte de la acción en línea se lleva a cabo dentro de ciertos parámetros de debate. Cuba sigue siendo un estado autoritario y de partido único, y los usuarios no están desafiando a la revolución ni a sus líderes; se centran en preocupaciones más locales y más personales. El enfoque equivale a una aceptación táctica del sistema comunista de la isla.

Pero hay indicios de que las críticas y las quejas podrían estar desviándose hacia un terreno que es menos cómodo para el gobierno.

Después de la protesta de los precios de internet, los medios progubernamentales culparon la campaña a los “mercenarios” respaldados por Estados Unidos. Los organizadores y los participantes niegan el cargo.

“Esto no tiene nada que ver con Estados Unidos o los cubanoamericanos”, dijo el organizador de 20 años, quien habló bajo condición de anonimato por preocupación por represalias. “La gente está cansada de estas mismas viejas mentiras”.

En una medida que algunos dicen que indica una creciente inquietud con el poder popular basado en la web, las autoridades cubanas prohibieron esta primavera abruptamente un desfile del orgullo gay en la capital que se había organizado en gran medida en línea. Incluso el aviso de cancelación llegó a través de las redes sociales: el Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba dijo en Facebook que el evento había sido eliminado debido a “nuevas tensiones en el contexto internacional y regional”.

Los organizadores, sin desanimarse, se reagruparon rápidamente en las redes sociales, y cientos resultaron desafiando la prohibición . Marcharon aproximadamente media milla antes de ser detenidos por la policía, que detuvo a varios participantes.

“Cuando comenzaron a detener a personas, buscaban un líder”, dijo Norges Rodríguez, un activista por los derechos de los homosexuales de 31 años. “Pero como se organizó a través de las redes sociales, no había un líder específico”.

Rodríguez y su esposo, Taylor Torres Escalona, ​​de 33 años, han ayudado a presentar a los cubanos el poder de la sátira social basada en la web. Después de que el gobierno anunciara un nuevo y amplio racionamiento de alimentos en mayo, la pareja tuiteó una foto de ellos posando juguetonamente en una larga fila de comida, bajo el hashtag #lacolachallenge – o #thelinechallenge.

El tuit tragicómico tocó un nervio. Una ola de cubanos publicó sus propias selfies en las líneas de alimentos con el hashtag.
 

“No sé si (los funcionarios del gobierno) se dieron cuenta exactamente de lo que estaban haciendo” cuando presentaron 3G, dijo Rodríguez. “Pero no pueden recuperarlo ahora”.

Los observadores aquí dicen que las redes sociales también podrían proporcionar una medida de seguridad para periodistas y activistas.

Una soleada mañana de mayo, la periodista disidente Luz Escobar se sentó en un hotel en ruinas junto al aeropuerto de La Habana, entrevistando a residentes desplazados por un extraño tornado que azotó la capital el invierno pasado.

Se quejaban de ella por una mala respuesta del gobierno, dijo, “cuando las autoridades de repente entraron”.

La Sra. Escobar dijo que la policía se la llevó, quien le dijo que no estaba autorizada para realizar tales entrevistas. Su desaparición provocó una respuesta rápida en Twitter: más de 1,000 usuarios difundieron noticias de su detención.

En cinco horas, dijo, fue liberada por las autoridades.

“Mi sensación es que (la campaña de Twitter) tuvo un impacto”, dijo. “Me impresionó la solidaridad en Twitter proveniente de personas que no conocía. Algunos de ellos no tenían nada que ver con los medios. Eran solo ciudadanos, artistas, quien sea”.

“Las redes sociales”, dijo, “son increíbles”.

Cómo Facebook y Twitter desencadenaron las mayores protestas de Cuba en años: Información Red Fibra


Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?